Hace 18 años un grupo de parapentistas llegó a las montañas de Guasca, buscando un sitio ideal para volar con sus parapentes, en esa búsqueda llegaron a la casa de una familia que les abrió las puertas y los acogió por varios años. Allí ellos podían usar sus predios para despegar y aterrizar, con el